El primer documento que hace referencia a nuestra corporación nazarena data de 1682, en el que en un testamento se habla de la "Hermandad del Santo Cristo de la Columna de la Iglesia de la Merced".

No es hasta 1799 cuando volvemos a contar con otro documento. En este año, el gremio de herreros, tradicionalmente vinculado con la hermandad, convoca concurso público para la realización de la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Columna. A este se presentaron los escultores Mateo Gutiérrez y Francisco de Paula Gómez Valdivieso, siendo este último el elegido en el cabildo de hermanos celebrado el 2 de febrero de ese año, concertándose el trabajo en 1400 reales de vellón.

Centrándose la actividad de la hermandad en el ejercicio de la caridad, en especial dedicándose al entierro de hermanos, siendo la primera cofradía de la ciudad en realizar los entierros en cementerios, desterrando así la práctica habitual de hacerlo en iglesias, no se procesiona al Cristo hasta bien avanzado el siglo XIX. En 1852 consta la salida en procesión del Señor de la Columna, haciéndolo la mayoría de las veces asociada a la de Nuestra Señora del Traspaso y Soledad de Viñeros, que también tenía su sede en la iglesia de la Merced.

Juan Vargas tallando al CristoEn el último tercio del Siglo XIX la hermandad prácticamente desaparece, no realizando procesión y hasta perdiendo el carácter de entierro. A finales del XIX la hermandad resurge, en 1899 el artesano Andrés Rodríguez Zapata realiza un nuevo trono para el Señor. Asociándose a este momento que un gran número de gitanos vayan tras el Cristo de la Columna.

Los años 20 del siglo pasado suponen la reactivación de la hermandad, que durante los años anteriores y debido a las dificultades económicas había procesionado intermitentemente.

En los sucesos de 1931 y 1936 la Hermandad pierde todo su patrimonio salvándose solamente los cuatro angelitos que tallara Valdivieso para la peana del Cristo. Tras la Guerra Civil, nuestra hermandad se reorganiza y expuso un cuadro del desaparecido Señor en la iglesia de la Victoria. Era 1939 y la hermandad encarga la imagen del Señor a Manuel Oliver Rosado, la cual sería sustituida en 1942 por la actual talla del hermano y gitano, Juan Vargas Cortés. En dicho año la hermandad comienza una nueva etapa con su traslado a la parroquia de los Santos Mártires.

GITANOS 1940.1941La Hermandad que nunca había contado con una imagen mariana, pese a los infructuosos intentos de los años 40, incorpora a su título el de María Santísima de la O, en marzo de 1970, obra del hispalense Francisco Buiza Fernández.

Desde 1996 posee la hermandad una reliquia del Lignum Crucis, que cada Lunes Santo es portada en un ostensorio en la mano derecha de María Santísima de la O y se venera en nuestra capilla desde la reforma de la misma y colocación del nuevo altar, bendecido el 8 de diciembre de 2012.

Director Espiritual Reina Hurtado Felipe
Hermano Mayor Losada Pérez, José Eloy
Teniente hermano Mayor Claros de la Vega, José Luís
2º Teniente Hermano Mayor Losada Cambló, José
3º Teniente Hermano Mayor Palma Salas, Fernando
Secretario General Portillo de Torres, José Andrés
Secretario López Urbaneja, David
Vice-secretario Chaves Gutiérrez, Alejandro
Fiscal Hernando Villanueva, Eva
Tesorero Molina González, Francisco
Vice-tesorero Olmedo Gil, Antonio José
Vice-tesorero Navas Martin, Rafael
Vice-tesorero Luque Rodríguez, Jesús
Contador Hernández Ramos, Jesús María
Vice-contador Carballeda Martínez, Antonio
Albacea General Urbano Navarrete, Gema
Albacea General Adjunto Morales Ruiz, Joaquín
Vocal de Albacería Sánchez Gutiérrez, Fernando
Vocal de Albacería Sibaja Cumplido, Álvaro
Vocal de Albacería Márquez Romero, Luís
Vocal de Albacería García Carreras Fabio
Vocal de Albacería Fernández Pizarro, Raúl
Vocal de Albacería Bravo López, Tatiana
Vocal de Albacería Palma Bravo, Alba María
Vocal de Albacería Bravo Quesada, Ana Pilar
Vocal de Albacería Triviño Sepúlveda, Francisca
Vocal de Albacería Triviño Sepúlveda, Ana Belén
Vocal de Albacería Santiago Reyes, Francisco Jesús
Vocal de Albacería Reguero González, Francisco Javier
Vocal de Albacería Fernández Leiva, Tamara
Albacea de Cultos Rodríguez Romero, Juan Rosendo
Adjunto Albacería de cultos Rueda Álvarez, Mari Carmen
Adjunto Albacería de cultos Rueda Barroso, María Soledad
Vocal Albacería de Cultos Arroyo Soto, Juan Alberto
Vocal Albacería de Cultos Arroyo Soto, Francisco
Albacea Casa Hermandad Ruiz-Sánchez Rando, Antonio
Protocolo, Relaciones Elena Claros de la Vega
Públicas, Medios de Díaz Berrocal, Margarita
comunicación y RRSS Martín Delgado, Gracia María
Cronista Camacho Sánchez, Rafael
Archivero Valle Ramos, Eduardo
Albacea de Tallaje Sibaja Cumplido, Francisco Manuel
Vocal de formación y caridad Merino Ocaña, Carmen María
Vocal banda Merino Ondoño, Carmen
Vocal Almacén Rueda Fernández, José Luís
Lavado Montero, Francisco
Vocal Primero Domínguez García, Antonio
Vocal Guerrero Mateo, Jesús
Vocal Guerrero Mateo, Antonio
Vocal Rueda Álvarez, Alfonso
Vocal Palma Salas, José Antonio
Vocal Soto Santos, Juan Antonio
Vocal Vila Fernández, Isaac
Vocal Del Castillo García, Agustín
Vocal Molina Córdoba, Manuel
Vocal Camacho Palomino, José Daniel
Vocal Vélez Gómez, Manuel
Vocal Jiménez Chamizo, José
Vocal Bernal Tirado, Antonio José
Vocal Villegas Cobos, Antonio
Vocal Sánchez Fernández, Eugenio
Vocal Navarrete Aguilar, Carlos Alberto
Vocal Navarrete Aguilar, José Enrique
Vocal Daniel Ariza Villanueva

En la sección del Cristo, túnicas y capillos morados, en la Virgen, túnicas burdeos y capillos blancos.

En ambas secciones los capillos se ciñen a la cabeza con una corona de mimbre que se asemeja a la corona de espinas que llevó Nuestro Señor.

Ambas secciones llevan un cíngulo de color blanco. Los mayordomos llevan capas blancas con las vueltas en morado o en rojo, ya sea en el cristo o en la virgen, respectivamente.

Nazarenos

En la sección del Cristo, túnicas y capillos morados, en la Virgen, túnicas burdeos y capillos blancos.

En ambas secciones los capillos se ciñen a la cabeza con una corona de mimbre que se asemeja a la corona de espinas que llevó Nuestro Señor.

Ambas secciones llevan un cíngulo de color blanco. Los mayordomos llevan capas blancas con las vueltas en morado o en rojo, ya sea en el cristo o en la virgen, respectivamente.